Los 4 Pueblos más bonitos de Cantabria

La singular comunidad autónoma no carece de sitios de interés siendo uniprovincial, lo que no detiene a quién la visita de disfrutar de los pueblos bonitos de Cantabria

Santillana del Mar

Se refiere a una pintoresca villa que bien recuerda a un pueblo de campesinos, con vista a extensos campos con kilómetros y kilómetros de zonas verdes en relieve, el sitio rebosa encanto y mantiene en sus casas una arquitectura clásica y acogedora, con fachadas de piedra, flores en las ventanas y faroles antiguos caminar por sus calles es un paseo por lo que fue en tiempos modernos.

Cabe acotar que Santillana del Mar es conocida como la villa de las tres mentiras; esto porque ni es santa, ni es llana, ni tiene mar. Santillana del Mar, muy próxima a las Cuevas y al Museo de Altamira, cuenta con un extraordinario Conjunto Histórico-Artístico de bellas casonas medievales y barrocas todos estos atributos lo llevaron a merecer ser calificado por Jean Paul Sartre como el pueblo más bello de España. En esta villa medieval el paseo reposado es una experiencia inolvidable.

Potes

Un nombre singular sin duda, y el sitio no puede ser más merecedor de él, un nombre singular para un sitio singular, no cabe duda de ello nada más ver su fachada, demostrando vistas impresionantes de arte arquitectónico medieval donde se cuela la naturaleza por cada rincón posible, el estilo antiguo que derrocha crea impresión en quien quiera que lo visite.

La villa de Potes, que se ubica en el lado sur de los Picos de Europa, posee un macizo oriental que funciona como un impresionante telón de fondo, es una comarca de tradición agrícola y ganadera. Esta villa se ha destacado entre los pueblos más bonitos de Cantabria y se ha convertido en punto de partida y llegada de los turistas que visitan el Parque Nacional de los Picos de Europa, gracias a este hecho inesperado se ha reorientado a Potes hacia el turismo rural.

Castro Urdiales

No es posible visitar Cantabria sin pasar por Castro Urdiales, el paisaje marítimo que ofrece la villa es inigualable, no hay lugar donde se pueda ver algo así, la vista del mar con los botes justo debajo de los puentes y edificaciones medievales que caracterizan a Cantabria crean una experiencia única para cualquier visitante, pasear por la villa marítima es una parada obligatoria en la comunidad.

La villa marinera, que se ubica en la costa oriental de Cantabria, destaca por conservar un interesante conjunto histórico-artístico que, unido a sus playas, la convierten en uno de los pueblos más bonitos de Cantabria y con razón, sus paisajes dejan sin aliento, un lugar para crear los mejores recuerdos.

En Castro Urdiales se localiza la Iglesia de Santa María de la Asunción, reconocida Monumento Nacional en 1931 y considerada como una de las iglesias góticas más importantes del norte de España. Además, es inevitable no sentir el ambiente marinero del pueblo al pasear por su paseo marítimo.

Bárcena Mayor

Uno de tantos lugares en esta comunidad autónoma donde todo parece sacado de un cuadro, la verdad es que no hace falta más que mirar una fotografía para convencerse de pasar horas solo paseando por este, uno de los pueblos más bonitos de Cantabria, con la única intención de absorber cada detalle con la mirada.

Si lo que buscas es viajar a un lugar tranquila, al aire libre, con un poco de paz no hay una mejor parada que Bárcena Mayor.

No solo es hermoso sino también es uno de los pueblos más antiguos de allí, se fundó en el siglo IX. Este Conjunto Histórico Artístico Rural conserva sus típicas casas montañesas y las calles empedradas que embellecen al pueblo de un aire medieval.

Bárcena es un pueblo pequeño y tranquilo el cual se puede visitar durante la mañana, para después de almorzar ascender valle arriba para disfrutar de la cascada del Pozo del Amo y de la hermosa panorámica que nos ofrece el Balcón de la Cardosa.

¿Qué comer en Cantabria?

Cantabria demuestra ser mucho más que hermosos paisajes con sus exquisitos patos típicos, siendo una despedida con broche de roro probar su cocido montañés (a base de alubia y berza), cocido lebaniego (de garbanzos), marmita, sorropotún y olla ferroviaria, como platos fuertes. Pero su menú no se detiene allí además son habituales las empanadas, los panes preñaos y los pinchos.

Más artículos similares

¿Qué ver San Vicente de la Barquera?

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba