¿Qué ver en Mérida? 4 sitios que enamoran

El municipio español derrocha potencial turístico donde lo que hay que ver en Mérida se refiere principalmente al arte romano adornando sus entornos  

Teatro Romano de Mérida

Se describe como un teatro histórico levantado por la Antigua Roma en la colonia Augusta Emerita, actual Mérida de España. Su fundación la promovió el cónsul Marco Vipsanio Agripa y, según una fecha inscrita en el mismo teatro, su inauguración se produjo hacia los años 16-15 a. C. Su majestuosa arquitectura e historia llevó al teatro a convertirse en Patrimonio de la Humanidad desde 1993 como parte del conjunto arqueológico de Mérida.

La traza y orientación del edificio responden a un modelo típicamente romano, ya establecido anteriormente en construcciones como el desaparecido Teatro de Pompeyo en Roma y el Teatro de Ostia, que todavía se puede contemplar. Es un dato importante que acotar que el lugar se concibió para acomodar a unos 6000 espectadores y se ubicó junto al anfiteatro lejos del centro de la urbe, en su extremo sudeste, cerca de las murallas, que se levantaban por la zona posterior de ambos edificios.

Museo Nacional del Arte Romano

El edificio se inauguró el 19 de septiembre de 1986, todo es obra del arquitecto Rafael Moneo. Destaca entre todos los sitios que ver en Mérida como un centro investigador y difusor de la cultura romana donde, además de acoger los hallazgos arqueológicos de la antigua ciudad romana Augusta Emerita, se celebran congresos, coloquios, conferencias, cursos, exposiciones, entre otras numerosas actividades de ámbito nacional e internacional.

Una vez más nos encontramos con un Patrimonio de la Humanidad de la Unesco como parte del Conjunto arqueológico de Mérida. El edificio, proyectado por Moneo a partir del otoño de 1979, y construido entre 1980 y 1986, como es lógico se convirtió rápidamente en un imán para el reconocimiento internacional, como una de las primeras obras maestras del arquitecto navarro y como la obra que marcó el principio de un periodo fructífero de la producción arquitectónica española, que pasó a captar la atención de arquitectos y críticos de todo el mundo.

Acueducto de los Milagros

Se trata de una imponente obra de ingeniería romana realizada en torno al siglo I d. C, sucede que el acueducto de los Milagros con sus más de diez kilómetros de longitud unía la ciudad con el pantano de Proserpina lugar que servía como punto de captación del agua. La construcción comenzó ya en este preciso lugar: en el pantano se levantó un dique en hormigón y piedra que permitía el control del nivel del agua que accedería al acueducto.

Como es lógico, esta increíble obra causó el asombro general en los pasados siglos, donde se consideró un milagro que los pilares se conservaran en gran medida aún en pie, tomando así el nombre con el que se conoce el acueducto.

Puente Romano de Mérida

Con su estructura impecable el puente ofrece una vista de Mérida que no tiene igual, la estructura se levantó al tiempo que se fundaba la colonia, en las últimas décadas del siglo I a. C., y es la obra que determinó el emplazamiento de la ciudad. Considerado el más largo de la antigüedad, destacando España como siempre por su cultura arquitectónica.

En los tiempos del Imperio Romano la obra se elevaba sobre el río Guadiana a lo largo de dos tramos separados por un tajamar. Hoy en día, el puente tiene una longitud de 790 m y descansa sobre 60 arcos, de los cuales tres permanecieron ocultos hasta finales de los años 1990, cuando las obras de regeneración de los márgenes del río los dejaron al descubierto.

¿Qué comer en Mérida?

No hay más que atributos que acotarle a este municipio español empezando por su arquitectura y paisajes, pero sin olvidarse de la gastronomía emeritense, la cual se basa en productos proporcionados por la naturaleza: el jamón ibérico, quesos, aceites, hortalizas, frutas silvestres, carnes, especias… Como capital de Extremadura, Mérida ha sabido ponerse a la altura en la confección y presentación de los platos típicos de la región en sus bares y restaurantes.

Platos de prestigio como el gazpacho o el ajoblanco, la ternera retinta condimentada a la pimienta, la caldereta de cordero, el conejo, la perdiz o la liebre se unen a los platos de la cocina tradicional de nombres muy extremeños, como el cojondongo, las migas, el zorongollo, los jilimojas o la cardincha de paleta de borrego

¿Qué ver en Mérida? 4 sitios que enamoran
5 (100%) 2 voto[s]

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *